Loading

El miércoles el jefe del Estado Mayor Conjunto del ejército estadounidense, el general Mark Milley, dijo ante el Congreso que Estados Unidos debe atacar a la Fuerza Qods de Irán, una rama del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), tras un ataque con drones en Siria que mató a un subcontratista militar estadounidense.

“Sabemos que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní, y en particular la Fuerza Qods, es el grupo que debemos atacar, y atacarlo muy duramente a lo largo del tiempo, y eso es exactamente lo que pretendemos hacer”, dijo Milley.

El Pentágono dijo que el avión no tripulado que alcanzó una base estadounidense en Siria la semana pasada era de origen iraní, pero no aportó pruebas que apoyaran esa afirmación. Biden ordenó ataques aéreos contra instalaciones que, según el Pentágono, eran utilizadas por grupos afiliados al CGRI, en referencia a las milicias antiestadounidenses y antiisraelíes que operan en Siria a petición del gobierno de Bashar Al Assad.

Teherán niega que Estados Unidos tuviera como objetivo instalaciones militares iraníes y afirma que los ataques aéreos alcanzaron un centro de desarrollo rural y un centro de cereales.

Más tarde, el Pentágono afirmó que los ataques habían tenido como blanco dos objetivos de la Fuerza Qods del CGRI y estimó que al menos ocho militantes habían muerto en los ataques aéreos, pero dijo que no eran iraníes. Otros informes no confirmados elevan el número de muertos a 19.

Si Estados Unidos comienza a atacar directamente a la Fuerza Qods de Irán, como sugiere Milley, podría desencadenarse una guerra abierta con Irán. Ambos países estuvieron al borde del conflicto en enero de 2020, cuando el gobierno de Trump lanzó un ataque con drones que mató al general iraní Qasem Soleimani, que era el comandante de la Fuerza Qods en ese momento.

La ocupación estadounidense del este de Siria sigue corriendo el riesgo de desencadenar una guerra más amplia, ya que las bases estadounidenses son atacadas con frecuencia. Según el Pentágono, desde enero de 2021 se han producido unos 80 ataques contra tropas estadounidenses en Siria.

El Pentágono afirma que todos estos ataques fueron apoyados por Irán, pero nunca ha aportado pruebas que respalden la denuncia. Muchas milicias chiíes operan independientemente de Teherán, y otros grupos en Siria tendrían interés en atacar a las fuerzas estadounidenses, incluido el Califato Islámico, que es enemigo tanto de Estados Unidos como de Irán y tendría interés en avivar un conflicto entre ambos.

(*) https://www.al-monitor.com/originals/2023/03/top-us-general-advocates-targeting-irans-irgc-quds-force-after-syria-drone-attack

Fuente: mpr21.info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *